lunes, 17 de agosto de 2015

¡Qué país!

Los periodistas deberían decirle a los políticos que mejor guarden pan para mayo, que así no se puede, que estamos en agosto, mes de playa, carnaval y gozadera, no de traje y agenda; que mejor ir poco a poco, una noticia cada vez, para no tener que extender la media hora del noticiero, que después les echan la culpa de que comience tarde la telenovela.

Y es que cuando la historia se acelera, la verdad que no tiene para cuándo acabar. Pero así es Cuba, que cuando no llega, se pasa.

¡Qué semana! Fidel Castro cumpliendo los 89 años, John Kerry guachineando en La Habana, y Nicolás Maduro dándose sillón con la Cilia, el Raúl y el Bruno, en lo que parece ser un salón de protocolo con decoración de Casa de la Cultura. Y cuando parecía que ya el sol se ponía detrás de un monte dorado, llegará el Francisco, el papa mediático, el Maradona-Cristo-Súperstar, a volver a agitar las ya intranquilas aguas del Estrecho.

Lo bueno (y lo malo) de Cuba es que nunca pasaba nada. Estuvimos treinta años en plan resistencia. Resistir es aburrido… pero muy fácil. De la cosecha de papa a los incumplimientos en la zafra. Un policlínico que se repara y los pioneritos comenzando otro curso escolar. Señores imperialistas, no les tenemos ABSOLUTAMENTE ningún miedo. Pero ahora brotan paladares y congresistas norteamericanos como los hongos en orine de perro. Y la Rampa capitalina que parece una tendedera de wifis conectados. Y tanto yuma dando cadera por las calles de La Habana… Nada, compañeros, que uno se pierde y no se encuentra.

El enemigo estaba claro, es el Enemigo. Los buenos, buenos; y los malos, malos. ¿Y ahora?

Bueno, ahora hay que hablar. Dicen que hablando la gente se entiende. Y si no se entiende al menos se entretiene. ¿Y de qué hablamos? De cualquier cosa. De la pesca del guajacón en el río Almendares, del calor que hace en La Habana, de los almendrones y del mojito.

Y los analistas escribiendo de todo: Victoria del socialismo mundial y de la diplomacia de la paz. Victoria de Obama y el capitalismo salvaje, que ya invadió el último bastión de la resistencia en el hemisferio occidental. Obama, negro mal nacido, que te dejaste coger por los Castro. Conversaremos de todo, pero no habrá ni McDonald's ni pollos KFC en La Habana. ¡No pasarán!

Y uno, mientras tanto, mejor calladito, que en boca cerrada no entran moscas, y en agosto hay mucho calor como para tomarse las cosas en serio. Después de todo es Cuba, la república del choteo y la buena vibra. ¿Y dónde están esas banderas? No lo sé, en Varadero quizás, tomando mojito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario